martes, 31 de diciembre de 2013

A remontar 2014 (Ctrl+Alt+Supr)

Primer mesociclo. Extensivo. Objetivo de acumulación de kilómetros.

Ehhh... no, tranquilidad, no voy a contaros lo que entreno cada día. Ya hay enormes corredores como Kilian o escritores como Murakami que nos hacen un relato exhaustivo pero no mucho más interesante que el diario de cualquier otro corredor popular. La verdad es Murakami corre muy bien para ser un gran escritor y Kilian no escribe nada mal para ser tan portentoso corremontes (suponemos que escribe él), pero ciertamente no me entusiasman los libros de ninguno de los dos por ahora. Aún no le he hincado el diente al último de Jornet, que me ha traído Madame Noël, así que le daremos otra oportunidad. Quizá no me satisfacen porque no me cuentan nada que no me cuente mejor, con más sentimiento, con mayor sentido del humor o con reflexiones con más enjundia e ironía, Luis SpanjaardJorge CxC o Sonia la Vidrierista o tantos otros blogers que andan por la nube, creo que una de las mismas en las que Aristófanes situaba a Sócrates.

Primer mesociclo, cuatro semanas de acumular kilómetros a cualquier ritmo. Empezamos otro periodo de entrenamiento marcado por un parón a principios de diciembre después del último ultratrail y los excesos fiesteros del final del año, por un lado, y por el bárbaro objetivo para este verano de correr, como máximo el Ultra Trail del Mont Blanc, si salimos en el sorteo y tenemos fuerza y suerte y, como mínimo, la intentona de acabar el Gran Trail de Peñalara, que no es ninguna broma, si el próximo día 15 de enero no nos dan plaza para la mayor paliza de nuestras vidas en los Alpes corriendo 168 kilómetros y 10.000 metros de desnivel acumulado positivo, con otros tantos de bajada. Por tanto, brothers and sisters in metal, toca currárselo, solo quedan ocho meses para ponerse más fuertes que los tornillos de un submarino.


En cualquier caso, hay que empezar a trabajar, a hacer kilómetros, a repetir lo que ha ido bien y a tratar de evitar los errores del pasado. Vamos, una escusa perfecta para reflexionar sobre la vida misma, dónde andaba uno hace un año y dónde está ahora, como el tiempo ha ido avanzando y hemos ido atravesando dificultades y lesiones, cansancios y alegrías para convertirnos en los corredores y en las personas que somos.


Buena ocasión, para hacerse propósitos de año nuevo. Deportivos y de los otros.

Correr, hacer pilates, escribir el blog, investigar sobre las personas con discapacidad en la historia y sobre los derechos de ciudadanía, hacer algo que valga la pena con el tiempo que paso en el trabajo. Mantener el contacto con la gente que vale la pena y huir de las malas compañías, quedándose junto a quien no te empapa de su mediocridad moral, un tóxico difícil de detectar hasta que dejas de estar bajo su influencia.

Por norma general la gente se propone para el nuevo año metas que luego va abandonando o adaptando a la la vida según la va perpetrando los doces meses. Perder peso, dejar el tabaco, empezar a hacer ejercicio, correr un maratón... son propósitos que parecen atractivos, pero no siempre estamos dispuestos a hacer lo que es necesario para conseguirlos. Eso es. Uno puede desear mucho algo, pero tiene que hacer lo necesario para que eso se convierta en una realidad, no basta con el deseo y el firme propósito. Es necesario el paso a la acción, el esfuerzo, la modificación de nosotros mismos. No vale el "yo soy así", hay que pensar en como tienes que ser para como quieres estar. No, no basta con escribir una carta a los Reyes Magos o al Karma.
El principio de todas las cosas es lo indeterminado. De donde las cosas tienen origen, hacia allí tiene lugar también su perecer, según la necesidad; pues dan justicia y pago unas a otras de la injusticia según el orden del tiempo. Anaximandro de Mileto. VI a. C.
Una nueva etapa da comienzo, llena de esperanzas, de proyectos y de ilusión. Proyectos individuales pero, sobre todo, proyectos compartidos, porque desde la soledad del corredor de fondo no te das cuenta de lo valioso que es, como le da sentido a todo, que los proyectos vitales sean compartidos con esas personas extraordinarias que están cerca. No se trata de darles una oportunidad, sino de dártela a ti mismo, de no privarte, por cobardía o falta de energía, porque se te aparezcan los fantasmas del pasado, de la oportunidad de conseguir nuevos retos...
...hasta alcanzar lugares donde nadie ha podido llegar.*
_____________________
* En un rato, a calzarme mi disfraz** para la San Silvestre Vallecana.
** Gracias Tati.